CORRIENTES CAPITAL | Jueves 20 de Septiembre de 2018
     
| | | | | | | |
 
 
 
Vinculos

Hombres perdidos en la era feminista: ¿invitar o no?

La lucha por la igualdad de géneros encuentra hoy a muchos hombres desorientados a la hora de adaptarse a los nuevos códigos de la seducción

"Te quiero invitar, pero no quiero que pienses que soy machista", cuenta Milagros Andaluz que le dijo un chico con el que salió a tomar una cerveza cuando llegó la cuenta. Dos cervezas, más precisamente, era lo que consignaba el ticket que el mozo había dejado sobre la mesa. "Le dije ?quedate tranquilo, pero me parece que estaría bien si pagamos a medias', y así fue -relata esta actriz y profesora de canto de 30 años-. No me molesta que me quieran invitar, así como también me gusta invitar yo o que paguemos a medias. Lo que no me gusta es que se asuma como algo natural que es el varón el que tiene que pagar en una salida".

Directa, llana, la declaración de intenciones que cita Milagros -"no quiero que pienses que soy machista"- permite ilustrar lo que muchos hombres temen a la hora de acercarse a una mujer de la que no saben mucho más que el hecho de que les gusta y que desean conocerla. En un contexto (nacional, global) en el que la lucha por la igualdad de género atraviesa prácticamente todos los tópicos y ámbitos, no son pocos los varones que enfrentan con incomodidad el primer diálogo o la primera cita, al entrever que cualquier gesto de atención o gentileza hacia la mujer puede ser leído como un acto de menosprecio o, incluso, como el indicio de un juego de dominación en ciernes.

"Abrirle la puerta del auto a una mujer, acompañarla en una charla por la calle instándola a caminar por el lado de la pared, tenderle la mano para que descienda de un coche o cederle el asiento en un transporte público son costumbres que hoy están puestas en tela de juicio para algunos hombres frente a la predominancia del discurso feminista", advierte el psicoanalista Juan Pablo Capdevielle, docente de la Institución Fernando Ulloa.


"Antes, cuando esperaba un colectivo, si había 10 mujeres en la fila detrás de mí, las dejaba pasar y luego subía yo -cuenta Roy Cifre, diseñador gráfico y director de teatro de 32 años-. Pero en los últimos tiempos me pasó varias veces que al ceder el paso una mujer se enoje y me diga ?por qué, si somos iguales'. Y me sentía mal porque a mí me enseñaron que era algo bueno, del mismo modo que cuando abro una puerta para pasar la sostengo para que pase quien viene detrás. Hoy si la mujer me dice ?pasá' no insisto; trato de acomodarme a lo que esa persona que tengo adelante demande".

"Es cierto que hoy el hombre se encuentra con cierto desconcierto a la hora de abordar a una mujer", agrega Capdevielle. "Muchos hombres (y mujeres también) están confundidos porque los códigos culturales propios del cortejo son leídos en la actualidad como armas de una ideología de dominación, cuando no es necesariamente así", señala, por su parte, el psicoterapeuta Miguel Espeche, coordinador del Programa de Salud Mental Barrial del Hospital Pirovano.

En este contexto, hay quienes interpretan un papel armado a partir de fragmentos -a veces contradictorios incluso- de discursos que describen el deber ser del varón políticamente correcto, un estereotipo que viven como ajeno, pero inevitable. Otros, en general los más jóvenes, surfean estas olas de cambio con naturalidad: no los sonroja si un grupo de chicas les suelta un piropo al pasar, como tampoco se incomodan si a la hora de pagar en el bar es ella quien saca la billetera. Pero quienes más desorientados se encuentran son aquellos de mayor edad, que tras años (o décadas) de pareja regresan a la soltería: "Ahora que vuelvo al ruedo, no sé bien de qué forma manejarme -reconoce Martín González, de 45 años, separado desde hace un mes tras más de cinco años de relación-. Hubo muchos cambios y estamos en una etapa de mucha sensibilidad; entonces tengo que intentar ser políticamente correcto, sobre todo en las primeras instancias, hasta que la otra persona conozca cómo soy. El punto es descubrir dónde está el límite, para ser caballero pero sin quedar en offside".


Claro que la cuestión no atañe exclusivamente a los hombres. Muchas veces sucede que son las propias mujeres las que enarbolan un paradigma antiguo, tan (o más) machista que aquel que el varón, sea por convicción o por impostura, pretende evitar en sus dichos, gestos y modales. "A mí de chico me enseñaron que cuando uno invitaba a una chica a salir había que pagar la cuenta -dice Roy Cifre-. Al día de hoy, cuando salgo con alguien por primera vez le digo ?me gustaría invitarte yo'. Pero ya no veo como normal eso de simplemente sacar la billetera y pagar, como tampoco me gusta que en una salida la mujer dé por sentado que paga el varón. No tengo problema en pagar yo, pero cuando me encuentro con una mujer que ni se inmuta al llegar la cuenta no me cae bien".

"Hace un mes salí con una chica, y cuando la fui a buscar le avisé por WhatsApp que estaba abajo, esperándola en el auto -cuenta Javier Fernández, de 39 años-. Ella bajó y cuando me vio le hice un gesto para que se acercara al auto. Pero ella se quedó esperando y mirándome, como dando a entender que esperaba que yo bajara del auto, fuera hasta la entrada de su casa a buscarla y le abriera la puerta para que subiera".

"No me dijo nada, pero cuando hice lo que yo creía que esperaba, ella subió al auto como si fuese lo que había que hacer. A mí me gusta el gesto de abrir la puerta para que la mujer pase, pero no como si fuese algo obligado", explicó Javier.

Milagros Andaluz abre la puerta del auto, un acto capaz de desorientar a muchos varonesMilagros Andaluz abre la puerta del auto, un acto capaz de desorientar a muchos varones
En ese inestable y resbaladizo terreno que supone todo cambio de época incluso es posible encontrar argumentos esgrimidos por quienes dicen apoyar la igualdad de género, pero que refuerzan conductas y hábitos que no se llevan bien con esos principios. "Si salgo con un chico, que pague él, ¡si los hombres ganan más que las mujeres!", comentaba en Twitter alguien que se decía feminista, cargando sobre las espaldas de sus ocasionales citas siglos de desigualdades en materia laboral, y, al mismo tiempo, reproduciendo una convención social que con más o menos convicción muchos hombres comienzan a abandonar.

"Hay muchos hombres que no saben cómo no ser machistas, ¡pero también muchas mujeres!", apunta Mariela Sáez, de 34 años, que reconoce que muchas de sus amigas valoran los mismos gestos que muchos varones hoy ponen en cuestión. "Hay mujeres que, ya sea por comodidad o por mantener esa idea romántica de que la mujer debe ser tratada como princesa, se aferran a una posición de tener al hombre a su disposición y se resisten a ese corrimiento de los roles que se está produciendo en la actualidad", opina por su parte Darío Polaco, diseñador industrial de 37 años.

"Tanto hombres como mujeres estamos aprendiendo a no ser machistas -sostiene Milagros Andaluz-. Desnaturalizar ideas o comportamientos tan instalados es un proceso difícil aún para quienes queremos cambiar esta realidad".

Mientras tanto, muchos hombres al momento de abrir la boca ante una desconocida se preguntan: ¿querrá que la trate de igual a igual o esperará que me comporte con un caballero modelo siglo XIX? "Los varones están expectantes y regulan de otra forma las líneas de abordaje, sorteando temores nuevos. Y, lo que es bueno, sabiendo que no pueden abordar a una mujer de forma irrespetuosa o abusiva sin que eso tenga un efecto que antaño quizás no tenía", sintetiza Miguel Espeche. "Los roles no son tan estereotipados como antes, pero los valores que dan calidad al encuentro siguen siendo los mismos", agrega.

Martín González, por su parte, opina: "Si bien es cierto que ahora hay un contexto en el que es bueno ser superrespetuoso, no hay que perder el foco: lo más importante es si hay química o no. Cuando eso está, el resto termina siendo anecdótico".

Adiós al tercero en discordia
"El ámbito laboral es el espacio para conectar con otras personas que tengan afinidad de valores y proyectos, lo que también lo convierte en fuente de vínculos más estrechos y de potenciales parejas. Tengamos presente que muchas parejas se han iniciado en el trabajo", comenta el especialista en recursos humanos Alejandro Melamed, para luego comentar que la lucha por la igualdad de género en el mundo del trabajo -y, más precisamente, la lucha contra el aun hoy existente abuso de poder sustentado en una "aparente superioridad de género"- tiene como efecto colateral el hecho de que muchos varones evitan estar solos en compañía de una mujer dentro del ámbito laboral.

De lo que se trata es de otra forma de incomodidad (cuando no de miedo) que experimentan muchos varones al acercarse a las mujeres. Pero no es en este caso el temor a ser considerado "machista", lo que puede ocurrir en una cita cuando él osa abrir la puerta del auto para que ella suba sin pensar que su genuino gesto puede ofender, sino algo más serio. De lo que se trata es del temor a que cualquier explícito gesto de interés de tipo no laboral pueda ser leído como acoso.

"Algo que se empieza a percibir a partir de la difusión pública que ha tomado el tema es que muchos hombres prefieren no exponerse a situaciones que potencialmente puedan interpretarse como acoso, como viajes de negocios o en auto por trabajo o reuniones a puertas cerradas de solo dos personas de diferente género -precisa Melamed, director de Humanize Consulting-. Temen las consecuencias que puedan generarse por cualquier mala interpretación de sus conductas. Ello no implica que tengan algún precedente o hayan estado expuestos previamente a una denuncia, pero prefieren evitar cualquier tipo de susceptibilidad".

Así, por pedido expreso de los empleados varones, muchos viajes de trabajo comienzan a ser reemplazados por videollamadas, conference calls u otras formas de reunión virtual, mientras que situaciones que en otra época reunían a un varón y a una mujer bajo el mismo techo de una oficina, un auto, un ascensor, un pasillo o cualquier lugar fuera de la vista del resto de la empresa se evitan o se resuelven favoreciendo la presencia de un tercero ya no considerado "en discordia".

Es cierto que se trata un efecto colateral, vale remarcar, que surge de la prosecución de un bien mayor, y que seguramente será transitorio. "Estamos, por suerte, ante un nuevo contexto social respecto a situaciones de abuso de poder dentro de las empresas que se habían naturalizado y que no se manifestaban", celebra Melamed, al tiempo que destaca: "Quienes mayor registro tienen de la situación poco a poco empiezan a encontrar nuevas formas de conectarse fuera y dentro del trabajo, evitando que pueda ser malinterpretado".

"Pero la idea de igualdad de géneros, ineludible en el derecho y en el terreno laboral, por momentos parece extenderse, como si se aplicara una fórmula, a campos como el afectivo y vincular, donde hombres y mujeres no somos iguales, sino complementarios. Es justamente en la complementariedad en donde reside la atracción recíproca", sostiene el médico psiquiatra y psicoanalista Pedro Horvat.

Complementarios quizás, cuando menos distintos. Y es en muchos casos el esfuerzo por librarse de rasgos que tradicionalmente se asocian a "lo femenino" lo que genera ruido, desconcierto e incluso desinterés en más de un varón. "La igualdad de derechos entre hombre y mujer es lo que está bien, así como también que a los dos les paguen lo mismo por el mismo trabajo, pero no somos entidades sin historia. Y prescindir de aspectos de lo femenino y de lo masculino que no joden a nadie considero que es una pérdida, porque tenemos sensibilidades distintas -opina Dario Polaco-. Eso era lo que pensaba el otro día cuando miraba el stand up de una ultrafeminista, que resultaba en definitiva una caricatura, en la que se ponía en una posición como de "machito". No sé, cada uno hace y dice lo que quiere, pero yo creo que el feminismo está peleando por otra cosa...".

"Algo interesante es que la mujer está dejando ese lugar de pasividad que se le asignaba -agrega Darío-. Si se me acerca una chica, lo valoro, el interés que demuestre es parte del juego de seducción. Me parece aburrido hoy una mujer que no me cuenta lo que tiene ganas de hacer".

Entonces, si la pasividad deja de ser vivida por los varones como el lugar esperable de la mujer en la situación del cortejo, ¿los gestos de galantería en vez de ser confinados al archivo pueden reformularse y ser puestos nuevamente en valor? Pensémoslo así: que con una sonrisa cómplice una chica ceda su lugar en la fila del colectivo a un chico puede hoy ser bien recibido como un gesto de seducción por muchos varones, lo que a su vez habilita a un juego mutuo de gentilezas en el que queda afuera la búsqueda de cualquier tipo de sometimiento...

"La incorporación de nuevas formas de vivir el cortejo no significa la eliminación de las formas anteriores -opinó Miguel Espeche-. Un ejemplo es la gentileza, que tenga la forma que tenga es signo de buena calidad personal (aunque solamente lo es si es genuina). Eso no cambia. Tampoco el respeto y el deseo honesto de acercarse, porque, claro está, acercarse es bueno, no para dominar sino para influir en el ánimo del otro. Así, la gentileza seguirá presente como un sano recurso de cortejo, y, como tal, los gestos tradicionales seguirán siendo válidos para una mayoría porque toca fibras muy sutiles e íntimas que nada tienen que ver con la dominación y el patriarcado".

"Ofrecer el asiento o abrir una puerta no es solamente una tradición, sino que surge de la idea de importancia que tiene la mujer que recibe tal deferencia -prosigue Espeche-. La lectura machista o feminista (ambas coinciden en esto) postula que se trata de un juego de poder, manipulación y dominio, y tienen esa idea porque suscriben la misma mirada acerca de lo que es la dominación y el poder. En cambio, la mirada desde la gentileza habla de un juego de alto contenido simbólico, en el que el varón cuida a la mujer".

"No creo que el hecho de que un hombre ceda el asiento a una mujer o que la deje pasar primero sea inconveniente -opina por su parte Mabel Bianco, presidenta de la Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM)-. No debería significar más que un gesto de atención que hace una persona a otra".

El piropo, en caída libre

"Al día de hoy, para muchas mujeres el piropo no existe, y se lo intenta anular etiquetándolo como acoso callejero", señala el psicoanalista Juan Pablo Capdevielle, sin ignorar que "el piropo puede ser una agresión hacia la autonomía de otra persona, habitualmente una mujer. Pero en un contexto de equivalencia, el piropo puede ser algo cariñoso o amoroso. Tanto de hombre a mujer como de mujer a hombre. Un piropo puede ser respetuoso".

Para Mabel Bianco, el piropo no es la mejor forma de acercarse a una mujer: "En vez de recurrir a un piropo, cuando un hombre quiere iniciar una conversación con una mujer debería decirle ?quiero hablar con vos', para que de esa forma la mujer tenga la posibilidad de ver si quiere o si no quiere. Además, cuando a una mujer le tiran un piropo, por más que sea dicho de buena forma, una no sabe qué es lo que viene detrás".

Pero, ¿quién dice hoy un piropo (y cuando hablamos de piropo no estamos hablando de groserías, sino de expresiones de genuino interés soltadas sin premeditación al pasar)? "Así como hoy hay menos gestos de caballerosidad, también hay menos piropeadores porque, sin quererlo, hoy decir un piropo puede jugar una mala pasada -responde Pedro Caamaño Rial, periodista de 44 años-. Hoy el hombre mide mucho más sus palabras, buscando evitar posibles escándalos".

"El 99% de los piropos que una mujer recibe en la calle nada tienen que ver con el levante, sino que son interacciones de acoso y agresividad, son tan solo una demostración de poder -dice Milagros Andaluz-. Pero hace poco me pasó que al pasar por una obra en construcción un tipo me dijo "me enamoré". Solo eso. Fue la única vez en mi vida que no me molestó. Quizás porque no era una opinión sobre mí, sino que hablaba de él".

"Tiempo de cambio, de reordenamiento, que propone interrogantes y que en algunos casos propicia cierta inhibición a la hora de proponerse, de manifestarse interesado por una mujer -dice Capdevielle-. En unos años podremos dar cuenta de los efectos que haya tenido en el hombre. Hoy, está desconcertado, pues la lucha por el respeto de los derechos femeninos transforma de manera visceral los modos de acercamiento".


Promedia la tarde y los televisores dispuestos en distintos puntos de la Redacción de LA NACION emiten las imágenes de las manifestaciones y marchas en torno al 8-M. Cerca de mí, mientras escribo estas líneas, un colega se queja: "Desde que entré al edificio, dos compañeras me agradecieron cuando les dije "feliz día", y otras dos se enojaron, mucho. Yo solo quería ser amable".

Producción de Florencia Nijenshon

Por: Sebastián A. Ríos


Sábado, 10 de marzo de 2018

 
 
Preocupación
Streptococcus A: Confirman el primer caso positivo en un menor de Goya
La Provincia | El paciente es un niño de la zona Sur de Goya y su madre llevó el resultado a los medios porque insiste en que los medicamentos que le recetaron, no dan resultados. "La fiebre no baja, no puede dormir el nene y hoy le voy a llevar a otro pediatra", afirmó la progenitora muy preocupada.
Senado de la Nación
CONINAGRO presentó su proyecto de Ley de Economías Regionales
Corresponsalía Parlamentaria | Como lo anunció en su reciente Congreso Internacional de Cooperativismo Agroindustrial, CONINAGRO presentó hoy en el Senado de la Nación su proyecto de Ley de Economías Regionales. El presidente, Carlos Iannizzotto, expuso los puntos centrales del trabajo realizado por la entidad, durante el último año. Estuvo acompañado por el vicepresidente Egidio Mailland, y el tesorero Orlando Stvass, uno de dirigentes representantes de Federación de Cooperativas de Corrientes (Fedecoop) en el Consejo de la Confederación Intercooperativa Agropecuaria.
 
 
Solicitud de colaboración
POR FAVOR se extraviò entre las calles Tucuman y 3 de abril,una llave de un auto Peugeot,el sàbado por la mañana,si alguien lo encontrò por favor que lleven a radio CITY en San Lorenzo 1788 casi gral Paz o que llamen al cel 3794750991-
Capital,desigual
En Capital resulta que hay zonas como las del barrio Canal 13 donde los vecinos AMABLEMENTE enviaron notas al Concejo Deliberante y al Ejecutivo solicitando iluminacion,calles,reductores de velocidad y servicios básicos.
¡Quien certifica las obras en el interior?
Se supone que en el trabajo de los consorcios camineros para seguir percibiendo fondos y que las obras avancen debe haber un certificado de obras firmado...en algunas rutas brilla por su ausencia sin embargo siguen los mismos de décadas .
 
 
 
 
 
- Messi sigue lejos y tampoco jugará ante Brasil
- Ajax goleó con un doblete de Nicolás Tagliafico - Debut con triunfo del Real, Juventus y Bayern Munich
 
- VALDÉS INAUGURÓ DIVERSAS OBRAS EN PANDO
La Encuesta de Hoy
En su barrio se carga SUBE?

SI
NO
A VECES
Corrientes
En Congreso Nacional, Salud Pública abordó la problemática del tabaquismo
Salud | En este ámbito, se trabajó sobre los trastornos de salud que acarrea y la necesidad de abordar desde todos los ámbitos donde convoquen a personas que hacen uso de estas sustancias y a los fumadores pasivos para despertar la necesidad de toma de decisiones para que elijan por una mejor calidad de vida.
 
- El almuerzo privado de las dos rubias más polémicas del Bailando
- Moria contra Tinelli: ¿se suma a "100 días para enamorarse"? - Escándalo en el "Bailando": tremenda discusión entre Laurita Fernández y Cinthia Fernández
Día nacional del Chamamé
Festival Popular en la Plaza
Cultura | Hace 44 años, se marchaba el Taita, dejando un vacío, que la comunidad supo llenar, primeramente con la oración, congregándose en la fe. No faltó, inmediatamente, la musiqueada y todo, en torno a su escultura, ubicada en la plazoleta. Así nació esta fecha, inicialmente en el sentir popular para finalizar como Día Nacional del Chamamé, gracias a la Ley 3.278 que la instituye.
- Qué es la crianza en tribu: una manera de vivir la maternidad acompañada
- ¿Por qué se celebra el Día Mundial del Sexo?
- Sexo en la primera cita, ¿sí o no?: el perfil del conquistador argentino
- 3 Consejos para practicar el desapego en tus relaciones
 
 
 
  Cadena Provincial de Radios - Radio City 94.5
Tel: 54-0379-4428366 / 4425938
Desarrollado por: www.chamigonet.com.ar  
  Gdor. Velazco (Ex-San Lorenzo) 1788
  Corrientes (Capital) - Argentina
  © 2009 Derechos Reservados  
Cadenaderadios.com.ar  
    
  Está permitida la reproducción del contenido de este sitio, bajo la condición de mencionar la fuente.